El arte de escribir canciones

El sector de la comunicación es tan amplio que uno puede ser lo que quiere, de la manera que quiere y no parar de innovar. Hay tantos perfiles y nos inventamos muchos más cada año a la par que va evolucionando nuestro mundillo. Esta vez os quiero hablar del perfil de copy pero no el que conocemos de agencia que se dedica a rellenarte la web de textos y de escribirte eslóganes publicitarios, sino el que nos escribe esas canciones que acaban siendo una obra de arte. Muchas canciones acaban siendo como los eslóganes de publicidad, fáciles de recordar y pegadizos, pero no vamos a profundizar en ese tipo de análisis. Hoy vengo a destacar quienes están detrás de las canciones y como funciona en ese aspecto el sector musical. 

Lo primero que debemos diferenciar es que por un lado tenemos a cantantes y por el otro lado a cantautores. La verdad que hoy en día no es fácil diferenciarlos ya que una canción hoy en día es un producto que lo tocan tantos expertos de distintas ramas que es difícil desglosar esas partes. Un artista como C.Tangana cuenta con un gran apoyo de su sello musical pero para componer siempre se decanta más por las personas de confianza y en este caso nos encontramos con Alizz. Crean juntos porque Antón puede empezar a escribir pero acabar los matices más rítmicos de las palabras para acoplar a la música es un trabajo mucho más amplio y se requieren más expertos. Su último éxito es Nunca Estoy que si nos vamos a Spotify, buscamos la canción y le damos a “Mostrar créditos”, nos encontraremos con nombres como Alejandro Sanz y Rosario González Flores. Muchos se pensarán que ellos le han escrito la canción, pero simplemente Puchito esta vez se ha inspirado en canciones famosas de estos dos artistas y nombra algún que otro verso destacado. Es una buena manera de inspirarse para escribir, pero también es una buena manera de promocionarse.

Por otra parte tenemos casos en los que otros cantantes o simples compositores les han escrito canciones a otros artistas. Si nos retomamos a OT de 2017 – 2018, Aitana y Ana Guerra sonaban en todos los rincones del país con el hit Lo Malo. En la gala que se presentaba la canción apareció la coautora Brisa Fenoy para darse a conocer como una de las protagonistas que había creado ese éxito. Brisa, es la voz feminista que usa sus canciones como arma para dar un cambio al presente. La hemos podido ver en los inicios de la Resistencia como una joven adorable que presentaba sus canciones reivindicativas pero también bailables. 

En el panorama urbano de la música donde se mueve más el rap y sus derivantes, se tiene una mala imagen que alguien le componga una canción a otro artista. Al final la música nace para contar lo que vives y si alguien lo escribe por ti dejas de ser “real”. Muchos raperos siguen escribiendo sus propias letras pero también porque son de los pocos que no tienen un sello detrás y siguen sobreviviendo como pueden. Tenemos ejemplo de dúos como Natos y Waor o Ayax y Prok que siguen moviéndose solos. Si nos vamos al trap de hoy en día representado por Anuel, Bad Bunny o J.Balvin, nos encontramos de todo. Por ejemplo artistas como Myke Towers escriben sus propias canciones e intervienen en composiciones de otros artistas y también tenemos a Sech que interpreta solo las canciones pero trabaja con 5 compositores para crear una pieza de alto calibre. Este tipo de música más comercial esta a otro nivel porque suena mundialmente y se maneja mucho dinero con lo que detrás hay sellos como Sony que tienen a trabajadores que se dedican a escribir canciones que nosotros llamaríamos copywriters ya que son los que desarrollan la idea y el concepto.


Con todo esto quiero darle importancia a esas personas que están detrás de los micrófonos y que se valore más el trabajo que hacen. Que al fin y al cabo muchos acaban vendiendo sus canciones a otros. Es un trabajo más porque no todos tienen la capacidades vocales o los medios necesarios. Omar Montes en su vida habría escrito solo la canción de Alocao y quien la ha escrito lo pone en su currículum en grande. A pesar de que muchos no aceptarían nunca una canción de otros por vergüenza y por lo que pensaría su público de ellos, siguen habiendo artistas que compran canciones y se lo callan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s